La Venus de las pieles. "La Vénus a la fourrure" 2013, Roman Polanski

Dos años después de haber trasladado a la pantalla Un dios salvaje, Roman Polanski continúa explorando las posibilidades del teatro en el cine con La Venus de las pieles, adaptación de la obra de David Ives. El propio autor se encarga de escribir el guión a cuatro manos con Polanski, responsable de traducir en imágenes el combate dialéctico entre un director teatral y la aspirante a conseguir el papel protagonista en una audición.
La película no tiene más personajes ni más escenario que el teatro donde sucede el encuentro, lo que otorga especial relevancia al texto y a la interpretación de los actores. Emmanuelle Seigner y Mathieu Amalric sostienen sobre sus hombros el peso del film, haciendo suyos unos diálogos cargados de ingenio y de malicia. La relación entre ambos adopta la forma de duelo, de juego de seducción, de ritual de cortejo, de sometimiento... según las circunstancias del relato. La Venus de las pieles es un pequeño tratado sobre las exigencias del deseo que contiene varias de las obsesiones que Polanski ha desarrollado a lo largo de su carrera. Basta echarle un vistazo a Lunas de hiel o La muerte y la doncella para reconocer la ambigüedad entre el oprimido y el opresor, las relaciones de poder y la artillería del sexo.
Polanski filma con esmero las evoluciones de los personajes e imprime el ritmo necesario para que la acción no decaiga en ningún momento. El guión equilibra la reflexión y la comedia, la sensualidad y el ingenio, hasta desembocar en un desenlace de alto contenido simbólico. El director se encuentra en plena madurez y se permite caprichos como éste, una modesta producción francesa que no está llamada a abastecer la taquilla pero que satisface sus necesidades como autor. Su habilidad consiste en fagocitar textos ajenos y en presentarlos como si fuesen propios, casi como declaraciones de intenciones. La Venus de las pieles es el mejor de los ejemplos, un ejercicio narrativo técnicamente impecable que revela algunas de las claves de su cine, sintetizadas en un escenario reducido y en una pareja de actores comprometidos que se sienten también creadores. Un film de cámara, para espectadores con inquietudes intelectuales que apreciarán en el octogenario Polanski la frescura y el desparpajo de un cineasta liberado de los compromisos con la industria. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario